viernes, 30 de octubre de 2015

Spectre (Sam Mendes, 2015)

18:09

Comparte

El próximo 6 de Noviembre regresa a las pantallas de cine españolas James Bond, el agente secreto más famoso de la cultura popular, en su más moderna versión cinematográfica encarnada por el siempre recio y adusto Daniel Craig.
Tras el éxito de taquilla y crítica que supuso Skyfall, su anterior entrega, los productores de la franquicia han seguido apostando por el mismo director, y Sam Mendes afronta esta nueva entrega del agente con licencia para matar con un tono totalmente distinto al de sus últimas entregas.
Si Skyfall recibió en su día duras críticas por tener un tono demasiado oscuro y contenido y por haber nolanizado al personaje creado por Ian Fleming, con esta nueva entrega tanto Mendes como los guionistas han decidido regresar a los orígenes cinematográficos del personaje y con Spectre han conseguido recuperar para la franquicia el espíritu de evasión y de diversión que muchos fans echaban de menos.
Spectre tiene más acción espectacular, más humor, más desarrollo de personajes, y mucho más ritmo que sus predecesoras, y además se nos presenta como el capítulo final de una hipotética tetralogía iniciada en Casino Royale y que termina, cerrando todos los posibles cabos sueltos de entregas anteriores.
Por supuesto, cuanto menos se sepa de la trama argumental de Spectre más se disfrutará de la película, por lo que no quiero destripar mucho sobre el argumento, pero no puedo dejar de señalar que he disfrutado como un enano viendo que sus guionistas han sabido ir más allá del típico villano bondiano de turno y han sabido presentar un villano adaptado a la época actual, presentando una siniestra organización ultra secreta que podría ser de lo más plausible en los tiempos que corren.
En el reparto, acompañan a un Craig más jocoso de lo habitual, los ya conocidos Ralph Fiennes como M, Ben Whishaw como Q, y Naomie Harris como Moneypenny, a los que se unen el guardián galáctico Dave Bautista, la siempre arrebatadora Monica Bellucci, el love interest de rigor interpretado por la bellísima Léa Seydoux, y el siempre genial Christoph Waltz, entre otros.
Al desvelarse sorprendentes detalles sobre su misterioso pasado, se nos presenta a un Bond mucho más humano y vulnerable, y Mendes y el equipo de guionistas nos muestran una muy consecuente e inteligente evolución de un personaje que ha recorrido un largo y tortuoso camino desde Casino Royale hasta esta última entrega.
Si te consideras un fan de las películas clásicas del personaje, con esta nueva entrega tendrás la oportunidad de revivir las mismas sensaciones que tuviste con los Bond interpretados por Sean Connery o Roger Moore, ya que Spectre se aleja acertadamente de la oscura sombra de entregas anteriores para explorar nuevos caminos, mucho más entretenidos, revisitando de manera bastante fiel y respetuosa la rica mitología del personaje cinematográfico.
En definitiva, una entrega que rompe bastante con las anteriores, y nos deja entrever el futuro de una saga cinematográfica que puede dar muchas alegrías a los aficionados al cine de espías y agentes secretos.

@arriolismo

1 comentarios :

  1. :) Hola.
    Debo ser uno de los pocos que admite que no le gustaba Daniel Craig cuando fue elegido para este papel... Y que sigue pensando exactamente lo mismo. No me gusta Daniel Craig. Y no tuve que hacer esfuerzos, simplemente me parece un actor para otros roles y no para James Bond. Pero sí descubro que a raíz de la aceptación mundial por este Bond y de sus constantes renovaciones de contrato para el papel, mis ganas por ver "la nueva de 007" decayó definitivamente. Es que ya llevo vistas 3 películas de este agente reacio, duro y con cara de cemento al que no consigo encontrarle el espíritu Bond clásico, por más que le hagan decir su nombre cien veces en cada película, comercial ó Juegos Olímpicos, lo hagan acostarse con media docena de mujeres o luzca esos clásicos y costosos gadgets. Quizá simplemente le perdí el gusto a James Bond, a sus sorprendentes persecuciones, a esas escenas trepidantes en un cine moderno que para cualquier cosa gasta fortunas en CGI y efectos visuales que ya no sorprenden a nadie. Así que la elección de Daniel Craig para este 007, su notable exito y la taquilla que lo clava en el papel + que cada vez me cuesta más sentir emoción por el cine de acción de escenas de lonja y rodaja, me han hecho perderle las ganas que evoco de otras épocas.

    ResponderEliminar