viernes, 11 de septiembre de 2015

Everest (Baltasar Kormákur, 2015)

10:22

Comparte

Basándose en hechos reales, el director islandés Baltasar Kormákur (Contraband, 2 Guns, 101 Reikiavik) nos cuenta las peripecias de varias expediciones de alpinistas en su camino para coronar la montaña más alta del planeta mientras una terrible tormenta de nieve se cierne sobre ellos. Con un reparto cuajado de nombres conocidos como Jason Clarke, Josh Brolin, Sam Worthington, Jake Gyllenhaal, Robin Wright, Emily Watson o Keira Knightley, Everest nos ofrece una película que deja a un lado la glorificación del alpinismo para destapar su crueldad y exigencia tanto física como psicológica.

El largometraje huye de cualquier frivolidad para presentar una historia muy sobria, abrazando un carácter realista en el que se detallan paso a paso cómo funcionaban las primeras expediciones turísticas a la cima del Himalaya, tomándose su tiempo para dar un mínimo trasfondo a cada uno de los personajes, cimentar la relación entre ellos y dejando que el relato fluya por sí mismo con un ritmo muy bueno, donde ninguna escena se prolonga más de lo necesario sino todo lo contrario, dando la sensación en ocasiones de que comienzan y acaban de forma repentina. Aquí no existen saltos imposibles ni muertes esquivadas por milésimas de segundo, de  hecho, a veces es demasiado sobria, lo que resta tensión dramática pero suma crudeza, consiguiendo que se nos quede mal cuerpo en algunas de sus escenas. Cualquiera que quiera ver un atisbo de acción emocionante y frenética se verá totalmente decepcionado.
No podía haberme ido a La Pedriza, no...

Como no podía ser de otra forma, la película aprovecha la ocasión para mostrarnos unas panorámicas impresionantes de la cordillera del Himalaya, alternando entre imágenes idílicas y otras en las que se aprecia la furia de la naturaleza, desde colores luminosos en la tranquilidad a ventiscas heladas que arrasan con todo. La banda sonora es discreta de forma deliberada, dejando paso a los impresionantes efectos de sonido (nunca la expresión "caen chuzos de punta" fue tan bien representada), pero sabe enmarcar con elegancia algunas de las escenas más emotivas.

Everest es una película bien rodada, con buen ritmo y muy sobria, a veces demasiado, pero que consigue mostrar con crudeza un enfrentamiento entre la naturaleza y los humanos donde nosotros tenemos todas las de perder.

@Dan_Kawaguchi

0 comentarios :

Publicar un comentario